Cómo sentirnos mejor variando un poco nuestra dieta

espelta-infTenemos un alimento en nuestra dieta, el cual aun siendo muy habitual se considera cada vez más  perjudicial para la salud, este es nuestra conocidísima  harina refinada de trigo.

La alta ingesta de productos de harina refinada de trigo provoca estragos en el intestino, ya que está contiene unos niveles de gluten muy elevados  debido a la manipulación que de este cereal se ha hecho en los últimos años. Cuando entra en contacto con los intestinos interfiere con el metabolismo y absorción de nutrientes ya que crea una capa que impide que estos se  absorban,  con lo cual, a la larga el cuerpo va desnutriéndose. Debido a que en el intestino se encuentran la mayor parte de nuestras defensas, no es de extrañar la alta incidencia de enfermedades autoinmunes Artritis, Alzheimer, Lupus, Fibromialgia, Esclerosis múltiple, enfermedad de Crohn, etc. Otra sintomatología derivada de esa mala absorción puede ser,  diarreas sin ninguna causa, gases e hinchazón intestinal, dolores musculares vagos. La menor de las reacciones al trigo en una persona es una sensación constante de leve fatiga.

Otro problema,  es que tiene un índice glucémico muy elevado con lo cual,  aumenta nuestros niveles de azúcar en sangre  generando episodios de hambre y antojos incontrolados.

Vamos a buscara alternativas a ese tipo de harinas:

Actualmente en tiendas especializadas podemos encontrar más variedad de ellas entre las que se encuentran, la harina integral de espelta, la harina integral de kamut, el trigo sarraceno, la harina integral de arroz, la harina de quínoa.

Tanto la espelta como el kamut son variedades de trigo que ya se consumían en tiempos de los egipcios y que cayeron en desuso con los años, por lo cual están menos manipuladas que nuestro trigo común, y por eso  tienen mejor tolerancia y se digieren mejor. Pero a tener en cuenta para los celíacos  estas variedades contienen gluten.

Los otros tipos como el sarraceno, la quínoa y el arroz, son alimentos tolerados por los celíacos  ya que carecen de gluten.

¿Por qué mejor integral que blanco?

Las harinas integrales están formadas por el grano entero, el salvado es lo que sería la parte más externa del grano, más concretamente el pericarpio, el germen, es la parte más nutritiva del grano, gran antioxidantes, aporta vitamina E y el endospermo, es la capa interna del grano de trigo y la que representa el mayor porcentaje del mismo.

Por lo cual comer  alimentos elaborados con harina integral aportan nutrientes importantes para nuestro organismo como son la fibra, vitaminas del grupo B, vitaminas E, ácidos grasos esenciales, hierro, magnesio, zinc, potasio y manganeso. Estos alimentos tienen un nivel glicémico bajo, es decir una vez consumidos se absorben lentamente en el torrente sanguíneo con lo cual dan una sensación de saciedad más prolongada y evitan que haya un exceso de glucosa en sangre, por lo cual se reducen  la ansiedad de comer cosas dulces.

Ahora es cuestión de decidir con que harina nos quedamos  y valorar como nos sentimos con el cambio de alimentación, que seguro será mucho mejor.

 

 

1 comentario en “Cómo sentirnos mejor variando un poco nuestra dieta”

  1. Magnífico artículo, enhorabuena!

    Absolutamente de acuerdo la información que ofrecéis. Como mencionas el tema de la artritis, quería comentar que se puede ayudar a contrarrestar sus efectos con complementos alimenticios naturales que puedan servir para retrasar su aparición. En este sentido, el mercado ofrece muchos tipos de complementos basados en colágeno hidrolizado. Sin embargo, este colágeno no es directamente bioasimilable tras su extracción de diversas fuentes y requiere, para hacerse bioasimilable, pasar por un proceso químico que podría hacerle perder sus propiedades terapéuticas.

    En cambio, existen complementos alimenticios que son directamente bioasimilables, como la membrana de huevo, que mantienen directamente todas sus propiedades tras su extracción. Además, he leído que, conforme a la autoridad europea alimentaria (EFSA), la membrana de huevo es completamente segura y carente de efectos secundarios, solo deben evitarla los alérgicos al huevo, como es lógico, pero en todos los demás casos puede ayudar a retrasar la aparición de artrosis porque contiene colágeno, acido hialurónico, sulfato de condroitina y glucosamina, además de otros 500 tipos de aminoácidos, tan necesarios para la recuperación de las articulaciones.

    Saludos,
    María

    Responder

Deja un comentario