La acetilcolina y la memoria

 

acetilcolina2

Todos los neurotransmisores están relacionados extensamente entre sí , actúan en conjunto para enviar y recibir mensajes en el cerebro.

Influyen en casi todas las áreas de la conducta, como en los impulsos, los sentimientos , el movimiento, la memoria, la respuesta al dolor , el ciclo sueño-vigilia, las reacciones ante el estrés, entre otras.

Hay unos cincuenta, pero los más conocidos e importantes son  los que ejercen su influencia sobre las neuronas como: la acetilcolina, dopamina, adrenalina, noradrenalina, serotonina, ácido gamma-aminobutírico o GABA.

En este artículo nos vamos a centrar en la relación de la acetilcolina con la memoria .Empezamos :

Al igual que la memoria va declinando con la edad , así ocurre con la acetilcolina cerebral .

Este hecho se hace especialmente evidente al examinar los cerebros de las personas que en vida tuvieron serios problemas de memoria , como los afectados de senilidad prematura o Alzheimer . Las biopsias realizadas en pacientes vivos con problemas de memoria también muestran que sus cerebros tienen mucha dificultad para producir acetilcolina .

Sin embargo las personas de edad avanzada que tienen buena memoria presentan déficits mucho menores .

acetilcolina (1)

Los estudios realizados con substancias que bloquean la síntesis de la acetilcolina en el cerebro nos aportan nueva evidencia de que mantener un nivel óptimo de acetilcolina es crucial para lograr una buena memoria .

¿ Cómo logramos esto ?

Los niveles de este neurotransmisor se pueden restablecer a través de la colina, habría que medirla y saber que está bajo, se puede tomar en forma de lecitina, el tipo de colina que mas necesita el cerebro es la fosfatidilcolina que componen las neuronas, la dieta media de lecitina al día que se toma es de un gramo, pero se puede llegar 12 gramos al día .

Para que se sintetice en nuestro organismo debe acompañarse de vitamina C , vitamina B5 y vitamina B6 .

Alimentos ricos en lecitina: Soja, aceite de soja, yema de huevo, germen de trigo, sésamo , maní, mantequilla de maní, hígado, jamón y productos de trigo integral.

Se recomienda consumir la lecitina mediante los brotes de soja los cuales, además de ser ricos en lecitina, contienen abundantes vitaminas y minerales como calcio, vitamina A, C y Vitaminas del complejo B, niacina, hierro, magnesio, etc.

Por último y no por ello menos importante, incorporar a la dieta diaria ácidos grasos esenciales, en particular el omega 3. Más de la mitad del cerebro está formado por grasa, pero no cualquier tipo de grasa es buena para él.

acetilcolina3

En la dieta actual abunda la grasa saturada (bollería, carnes rojas, embutidos, mantequilla, grasa hidrogenada, etc.) y no es precisamente la que más le conviene a nuestro cerebro. Nuestro cerebro es un gran consumidor de DHA, un acido graso de cadena larga de la serie omega 3 que, por el contrario, no está tan presente en la dieta como debería.

El secreto está en mantener una proporción adecuada de los dos tipos de omega, lo cual sería en cuatro partes de omega 6 (aceites vegetales, nueces, cereales, pan integral, huevos, etc.) y una de omega 3 (sobre todo pescado azul, pero también aceite de lino, semillas de calabaza y aceite de cáñamo).

Nuestro cerebro representa la memoria, la creatividad, el almacén de las emociones, los pensamientos y los recuerdos, contiene nuestra capacidad de aprendizaje y de concentración. Es lo que da vida a nuestro cuerpo. Si lo mimamos como se merece, los beneficios serán la mejor jubilación que podamos tener.

Deja tu comentario