Psyllium, un gran bálsamo intestinal

El psyllium proviene de las semillas de diversas especies del género Plantago (Plantago ovata, Plantago isphagula, Plantago decumbens). Las partes utilizadas son la semilla y la cáscara o salvado de su semilla. Ambas son muy ricas en fibra soluble, que forma un gel viscoso en el intestino, compuesto principalmente por polisacáridos.

psyllium-plantago-psyllium

Su riqueza en fibra lo hace indicado para los trastornos del aparato digestivo.

Psyllium: estreñimiento y diarrea

Por vía oral, se usa en el tratamiento del estreñimiento, para fluidificar las heces en pacientes con hemorroides o fisuras anales, en el embarazo o tras cirugía anal o vulvar. Otra de sus indicaciones es la diarrea. En este caso el mucílago incrementa la capacidad de retención de agua de las heces y mejora su consistencia.

Psyllium: Colitis ulcerosa

El psyllium también ayuda a mantener en remisión a pacientes con colitis ulcerosa. Parece ser que al fermentar produce butirato, un ácido graso de cadena corta que, al reducir la acción de las citoquinas, ejerce un efecto antiinflamatorio.

Psyllium: Colon irritable

 Los polisacáridos del gel intestinal lubrican las heces y alivian la irritación intestinal, produciendo el llamado «efecto apósito». Al relajar la presión interna del intestino, alivia el dolor asociado a este síndrome.

psyllium

Psyllium: colesterol y diabetes

El psyllium se emplea también para estos dos problemas. Al aumentar la masa intestinal, incrementa la peristalsis o movimiento de los intestinos, lo que reduce el tiempo de tránsito de los alimentos. Además, reduce la absorción intestinal del colesterol al «secuestrarlo» en el intestino y facilitar su eliminación a través de las heces, al tiempo que estimula su secreción a través de la bilis.

Con la glucosa sucede algo parecido, ya que retarda su absorción. Esta acción «secuestradora» del colesterol y de la glucosa se puede extender a otras sustancias carcinógenas como los estrógenos no conjugados, lo que lo convierte en un aliado para prevenir el cáncer de colon y de mama.

Por su alto contenido en fibra, de acción moderadamente saciante, se recomienda como complemento en dietas de adelgazamiento. Y aplicado por vía externa, sirve para preparar cataplasmas que ayudan a madurar los forúnculos.

Precauciones

Los efectos secundarios del psyllium pueden ser flatulencia, dolor abdominal o diarrea. Se reducen bebiendo abundantes líquidos y empezando por dosis bajas que se irán aumentando progresivamente. Las reacciones alérgicas son raras. Es inocuo también en embarazadas y mujeres lactantes, pero no deben tomarlo personas con obstrucciones intestinales o impactación fecal.

Deja un comentario