Tipos de miso: diferencias

Los diferentes tipos de miso proceden de una pasta producida con la fermentación de granos de soja y opcionalmente mezclada con algunos cereales, como por ejemplo arroz, cebada, trigo, y con diferentes tiempos de fermentación (semanas o años).

Recibiendo un nombre diferente, sabor y propiedades distintos cada tipo de miso según la mezcla y el tiempo que ha estado fermentando.

Tipos de Miso

Kome miso

Miso hecho con soja y arroz blanco, que en la antigüedad estaba reservado para la aristocracia y los samuráis, ya que el arroz era un alimento exclusivo de las clases altas, aunque en la actualidad es el tipo de miso que más se consume en Japón.

Es el de sabor más suave, con menos sal y el que mayor contenido de carbohidratos tiene. Es apto para celíacos.

Genmai miso

Miso hecho con soja y arroz integral, es una variedad que hasta hace unos años resultaba muy difícil de fabricar porque la capa protectora del arroz integral dificultaba el proceso de fermentación y originaba subproductos extraños que era necesario eliminar.

Nuevas técnicas muy depuradas de fermentación han posibilitado esta variedad de miso que se distingue por ser muy aromática. Es apto para celíacos.

Mugi miso

Miso hecho con soja y cebada, es una variedad que contiene pocos hidratos de carbono y un elevado porcentaje de proteínas (13%). Tiene un sabor intenso y dulzón. No es apto para celíacos.

Hatcho miso

Miso hecho solo con soja, sin cereal, es la variedad con mayor contenido de proteína (21%) y el más bajo en hidratos de carbono (12%) y agua (40%). Es apto para celíacos.

Hatcho miso

Shiro miso o miso blanco

 Es el miso de sabor suave que solo ha fermentado semanas o pocos meses.

Aka miso o miso rojo

 Es el miso de sabor fuerte que ha fermentado durante dos o tres años.

Tipos de miso: Propiedades

  • Favorece el equilibrio de la flora intestinal (bacterias prebióticas) siendo por ello aconsejable tanto en caso de diarreas como en estreñimiento.
  • Alcaliniza la sangre.
  • Ayuda a aliviar la fatiga.
  • Calienta.
  • Alto poder antioxidante.
  • Rico en aminoácidos esenciales y minerales como el Magnesio, Calcio y Hierro, y en vitaminas del grupo A, B, E y ácido fólico.
  • No es muy recomendado para las personas con hipertensión .

Todos los tipos de miso pierden sus enzimas cuando se hierve, por eso cuando hagamos una sopa en la que deseemos incluir miso, apagaremos el fuego y cuando deje de hervir, le añadiremos una cuchara pequeña de miso por ración, diluida antes en un poco del caldo.

Deja un comentario