Plantas medicinales para los niños

 

Algunas plantas medicinales, como la manzanilla, la caléndula, el tomillo o el hinojo, pueden brindarnos una alternativa muy válida a los fármacos para aliviar aquellas dolencias frecuentes que afectan a nuestros hijos, desde un simple resfriado, a golpes, inapetencia, otitis o irritabilidad.

niños plantas

Aunque cada niño es un caso único y así ha de tratarse, a esas edades tempranas el metabolismo actúa de manera muy diferente al de una persona adulta, se muestra más rápido y activo, por lo que su sensibilidad a los medicamentos no será la misma.

niños plantasÉstos suelen incidir sobre los síntomas que delatan la dolencia, pero no sobre sus causas reales. En determinadas ocasiones pueden ser incluso remedios demasiado agresivos para un organismo en constante formación.

Es por ello que muchas dolencias frecuentes que afectan a los niños, desde la lactancia hasta la preadolescencia, como infecciones diversas, conjuntivitis, otitis, resfriados, indigestiones, diarreas, gases, irritaciones cutáneas, golpes y contusiones, irritabilidad, hiperactividad o insomnio, entre otras, puede ser convenientemente tratadas con plantas medicinales.

Son remedios suaves y con escasos o nulos efectos secundarios y generalmente de buen sabor, en forma de infusiones, jarabes o tinturas, que suelen ser bien aceptados por el niño .

 Familiarizar a nuestros hijos con el sabor, el aroma y el contacto de las plantas medicinales es una opción interesante y valiente, que al menos se debería explorar, y que estimulará en ellos el apego por los tratamientos naturales.

   *  Manzanilla, para los cólicos

anisLa manzanilla es antiinflamatoria, antiespasmódica, sedante y digestiva, por lo que resulta un remedio muy versátil para enfrentarse a un buen número de afecciones corrientes que afectan al pequeño.

Aplicado en la forma de infusión o de tintura a muy pequeñas dosis, la manzanilla no presenta ningún problema y puede ser administrado sin temor a los recién nacidos y a los niños de corta edad.

Será muy útil para aliviar la hinchazón abdominal, la falta de apetito o la mala digestión, los cólicos y las náuseas que con frecuencia aparecen a estas edades.

Actúa como un tranquilizante suave, que le ayudará a conciliar el sueño y a reducir la excitación nerviosa. Y en aplicación externa, como baño o loción, la manzanilla aliviará las erupciones cutáneas, las molestas irritaciones de su delicada piel y las inflamaciones oculares como la conjuntivitis.

 La infusión de manzanilla se utiliza también para limpiar las legañas de los ojos del recién nacido y en forma de enjuague, para aliviarle el dolor que provoca la aparición de los primeros dientes.

 lavanda  *  Lavanda, para dormir mejor

La aromática lavanda es una planta sedante, de efectos suaves, muy adecuada para los niños entre 3 y 14 años. Tomada en infusión simple, puede ser una buena solución para conseguir que el niño duerma tranquilo y sin interrupciones, disminuye la excitabilidad nerviosa y la hiperactividad.

Presenta una moderada acción aperitiva, digestiva y carminativa, que la hace muy útil para estimular el apetito del pequeño, para tratar las típicas indigestiones, y para evitar la acumulación de gases y las ventosidades.

 Calma la tos en caso de bronquitis y procesos gripales, y está indicada como un apoyo a tener en cuenta en niños asmáticos.

Aplicada externamente, sea infusión para baños o gotas o en loción, la lavanda alivia el dolor de oídos y acelera la cicatrización de heridas y rasguños superficiales, dolencias éstas inevitables en los más pequeños.

   *  Malva, para el estreñimiento

malvaEs otra de las plantas de efectos suaves y sin efectos secundarios, que podemos administrar sin miedo a los más pequeños de la casa. Es laxante, algo diurética, demulcente, mucolítica, antitusiva y antiinflamatoria.

En caso de que el niño lleve unos días en que le cuesta ir de vientre, darle una infusión de flores de malva en ayunas puede ser una buena manera de estimularlo.

 Pero esta misma planta es muy eficaz para aliviar la irritación de garganta, reducir la tos y la mucosidad, en resfriados y procesos gripales, y aplicada externamente, no es menos útil para rebajar las inflamación oculares y de su contorno, asi como la provocada por picaduras de insectos, rasguños y arañazos.

   * Anís verde para los gases

Tanto el anís verde como su pariente el hinojo son plantas especialmente indicadas para tratar la acumulación de gases en los niños, ya desde edades muy tempranas.

manTienen un sabor grato al paladar que hace que sean generalmente bien aceptadas por el pequeño. Los frutos del anís ejercen una clara acción aperitiva, digestiva y carminativa en el organismo, favorecen la movilidad del estómago y facilitan la eliminación de los gases, cuya acumulación suele ser la causa de cólicos en el recién nacido, con la presencia de molestias, espasmos y malestar general, que es lo que provoca que llore.

 La decocción de frutos de anís puede ser un buen remedio para despertarle el apetito, para aportarle alivio si ha estado vomitando, para evitar el hipo, el mal aliento y en suma para restablecer el normal funcionamiento de su aparato digestivo.

 Se usa también para estimular la expulsión de las lombrices intestinales, y para tratar determinadas infecciones infantiles, como la cándida.

   * Milenrama para llagas y cortes

La milenrama tiene propiedades digestivas y aperitivas, que en infusión puede ayudar a combatir las náuseas y vómitos del niño y a aliviarle el dolor abdominal provocado por una alteración gástrica.

calPero destaca sobre todo por su acción hemostática, antiinflamatoria y cicatrizante, que hace de ella un remedio seguro para facilitar la curación de las típicas llaguitas en piel y lengua, para acelerar la cicatrización de heridas superficiales y rasguños y para rebajar la inflamación provocada por golpes severos, chichones y contusiones varias. Es igualmente útil en quemaduras leves, como las que por desgracia se producen a veces por descuido cuando el niño juega en la cocina.

 En tales casos se aplica en forma de infusión o utilizando el jugo de la planta fresca.

   *  Pino silvestre para la congestión

Los brotes de pino silvestre, en infusión, mejor mezclados con raíz de regaliz para afirmar su efecto y mejorar su sabor, son una alternativa válida a los fármacos para tratar las afecciones respiratorias que afectan al niño de corta edad y al preadolescente.

El pino silvestre es antiséptico, expectorante y ligeramente inmunoestimulante, y será de gran ayuda en caso de gripe, cuando la fiebre se dispara, para disminuir la acumulación de mucosidad en senos y bronquios, para tratar las alergias respiratorias, y para aliviar la garganta en laringitis, faringitis y traqueitis.

   *  Otras plantas eficaces:

beneficios_plantas   *  Aceite de oliva, para la costra láctea, en masaje suave sobre la zona irritada.
*  Melisa, para la hiperactividad, en infusión simple

  * Regaliz, para los espasmos gastrointestinales y el meteorismo, en gotas de extracto líquido.
*  Tomillo, para los piojos y otros parásitos, la decocción en friegas o masajes.

  *  Aceite de ajo, para la inflamación de los oídos, aplicando un trozo de algodón, con el que taponar el oído durante unos minutos.

   * Caléndula, para la piel irritada del bebé, en crema para aplicar en masaje suave.
*  Saúco, para la cándida, en infusión.

Fuente

Deja un comentario