Lavanda: usos medicinales de la lavandula

La planta de lavanda, también conocida como espliego, es oriunda de la zona mediterránea del continente europeo.

¿De dónde procede la lavanda?

Se distribuye en países como Italia y Francia, aunque el principal productor de esta planta es España. Prefiere los terrenos calcáreos y secos, así como los soleados del norte de India.

Esta planta herbácea de hasta 70 cm de altura posee tallos leñosos, los cuales a su vez estas dotados de hojas oblongas de aproximadamente 10 cm de largo y 0.5 cm de ancho, dispuestas en la parte interior del tallo.

Sus hojas campanuladas, bilabiadas y secretoras de aceite esencial suelen ser de color violáceo y se hallan agrupadas en espigas terminales. Esta planta despide un olor fragante utilizado comúnmente en aromatizantes artificiales.

Beneficios de la lavanda

A nivel digestivo

Frecuentemente sus inflorescencias son utilizadas en forma de tisanas que estimulan la digestión y por sus cualidades antiespasmódicas ayudan a combatir los dolores causados por la indigestión.

Por vía externa

Los baños con el agua producto de la decocción de sus flores son utilizadas para calmar dolores causados por llagas o heridas .

Reumatismo

En algunos países el “espíritu de espliego” es utilizado para combatir el reumatismo, y se prepara con 100 gramos de hojas y flores de lavanda, las cuales se dejan en maceración con 1 litro de alcohol durante nueve días. Luego de este tiempo y una buena filtración ya estará listo para utilizar.

Bajar la fiebre

Para complementar otros tratamientos y así lograr que la fiebre ceda es aconsejable mezclar 2 gotas de aceite esencial de lavanda y 2 de eucalipto en una cucharada de aceite de oliva. Esta mezcla aplicada en la planta de los pies del enfermo es muy eficaz a la hora de disminuir las fiebres ocasionadas por refriados o infecciones.

Combatir el vértigo

Para combatir el vértigo será necesario mezcle a partes iguales hojas de lavanda, manzanilla, hierbabuena y mejorana . Agréguela a una taza de agua hirviendo y deje reposar por diez minutos. Esta bebida deberá suministrarse en dos dosis, una al levantarse y otra al acostarse. Puede endulzar con miel de abejas si desea.

Así pues, nos encontramos con un planta medicinal que nos aporta beneficios a nivel digestivo, reumatológico y dermatológico.

Aceite de lavanda para las llagas en la boca

Uno de los efectos que pueden producir los tumores, los fármacos o la radioterapia es la aparición de úlceras en la boca, que suelen ser dolorosas y, a pesar de que pueden desaparecer, es común que vuelvan a aparecer al cabo del tiempo.

Aceite de lavanda

Según su gravedad existen diversos tratamientos para paliar este efecto que resulta muy molesto. Entre estos, podemos encontrar una ayuda en las plantas y aceites esenciales.

Propiedades antiinflamatorias

A la lavanda se le confieren propiedades antiinflamatorias y relajantes, debido a su aceite esencial, rico en acetato de linalilo. Por ello, un estudio del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Medicina Hawler quiso ver la eficacia clínica del aceite de lavanda para tratar las llagas recurrentes en la boca.

Los resultados fueron positivos y confirmaron que existe evidencia, aunque limitada, de que el aceite de lavanda tratado de forma tópica es eficiente para el tratamiento de estas llagas.

Aceite de lavanda

Estudios científicos

Primeramente se hizo un estudio en conejos, después de midió la seguridad y toxicidad en ratones albinos. Una vez hecho esto, se midió el efecto antibacteriano del aceite de lavanda en humanos que presentaban llagas bucales y finalmente se realizó un estudio clínico con 115 personas. Del total de pacientes, la mitad se trataron con el aceite de lavanda y la otra mitad con placebo para comprobar su eficacia.

Entre los resultados, los conejos tratados con el aceite de lavanda redujeron el tamaño de las llagas y repararon mejor las mucosas; y el ensayo en ratones no encontró toxicidad. En cuanto a los ensayos en personas, el primero mostró una gran actividad antibacteriana de las úlceras bucales y el ensayo clínico aseguró que los pacientes redujeron significativamente la inflamación, el tamaño y el tiempo de curación de las llagas.

Además, los pacientes reportaron mayor alivio del dolor de las llagas el primer día de aplicación del aceite de lavanda, que el grupo de pacientes que fue tratado con placebo. Tampoco se reportaron efectos secundarios.

Todo esto parece indicar que el aceite esencial de lavanda podría ser útil para ayudar a tratar las llagas bucales.

Aceite de lavanda

Aplicación práctica

Para aprovechar las magníficas propiedades del aceite esencial de lavanda es imprescindible escoger uno de calidad impecable, es decir, que esté quimiotipado y sea de la especie botánica Lavandula angustifolia. Aceites esenciales de calidad dudosa o de otras especies no serán eficaces y pueden, incluso, ser altamente tóxicos, como el de la especie Lavandula stoechas.

La aplicación es muy sencilla: Sobre una base de aceite de maceración de caléndula, de aceite de oliva o incluso de gel de aloe vera se aplican 2 gotas de aceite esencial, que serán más que suficientes. Esta mezcla se aplica directamente en la zona afectada 2-3 veces al día y se deja actuar el máximo tiempo posible antes de aclarar la boca. Si se desea ingerir, también es posible.

Bibliografía

Altaei DT. (2012). Topical lavender oil for the treatment of recurrent aphthous ulceration. Pubmed. Feb;25(1):39-43.

Riera Matute, G. and Riera Alonso, E. (2017). La aftosis oral recurrente en Reumatología.

S.L., B. (2017). Lavanda. [online] Botanical-online.com. Available at: http://www.botanical-online.com/medicinalslavanda.htm [Accessed 31 May 2017].

Deja un comentario