Beneficios del té de boldo

 

Debido a sus beneficios, el boldo es una planta utilizada desde la época precolombina con muy diferentes aplicaciones, entre las que se encuentran, por supuesto, las medicinales.

Su uso más popular es el de tratar dolencias digestivas, además de emplearse como un antiséptico y analgésico natural.

La infusión de boldo tiene beneficios coleréticos, colagogos y diuréticos, además de propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y fungicidas.

Alivia trastornos digestivos como dispepsias y flatulencias (por su poder carminativo que favorece la eliminación de gases acumulados en el tubo digestivo), incluso migrañas provocadas por estos males.

Dado que estimula la producción de bilis, previene disfunciones del hígado y la vesícula biliar. Incluso evita la formación de cálculos biliares por su acción colerética.

Posee propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y fungicidas por la presencia de boldina.

Es diurético dado que actúa directamente sobre el riñón y acelera la filtración y formación de orina. Incluso reduce infecciones de las vías urinarias como la cistitis.

También es adecuado para tratar el insomnio gracias a sus propiedades sedantes y su capacidad para actuar sobre el sistema nervioso, y la presencia del cineol en su composición permite que se aplique por vía externa para descongestionar el pecho y para aliviar las dolencias reumáticas.

Por otra parte, sus aceites esenciales sirven para preparar perfumes, champús o cremas. Muchas personas usan las ramas de boldo como insecticida y la corteza como colorante.

El boldo parece estimular las contracciones uterinas y por lo tanto no debe ser utilizado por mujeres embarazadas debido a su potencial para inducir el aborto.

Mercedes Martín Sánchez

Naturópata

Deja tu comentario